miércoles, 25 de noviembre de 2015

Otegi, año seis


Arnaldo Otegi lleva más de seis años en prisión. Para ser exactos han pasado 2.232 días desde que Baltasar Garzón ordenara su ingreso en prisión el 16/10/2009. Recordemos que está en la cárcel por intentar formar un partido político que a día de hoy es legal (Sortu) y que junto a él fueron condenados otros cuatro compañeros en el “caso Bateragune”: Miren Zabaleta, Sonia Jacinto y Arkaitz Rodríguez (los tres en libertad desde 2011) y Rafael Díez Usabiaga (aún recluido). Se trata de una condena política como otras tantas de nuestra ejemplar democracia, propias de una legislación de excepción aún vigente y de un ejecutivo que maneja el poder judicial a su antojo y sin rubor alguno.

Hoy el Tribunal Europeo de Derechos Humanos se pronunciará sobre el recurso presentado por Arnaldo Otegi contra la sentencia del TC que le mantiene preso. Cabe la posibilidad de que se decrete su inmediata puesta en libertad e incluso se sancione al estado español (multa que por supuesto no pagará, como nunca hace en estos casos), lo que en la práctica adelantaría tan solo unos meses su salida de la cárcel puesto que cumple el fin de la condena el próximo abril. No obstante, simbólicamente, el golpe que asestaría a la ya entredicha imagen del Tribunal Constitucional sería enorme; la demostración tácita de su instrumentalización política por parte del gobierno. ¿Consecuencias a nivel político estatal? Aparte de los titulares incendiarios de la prensa de la caverna, probablemente ninguna. ¿En Euskadi? Otro paso de más de Otegi hacia la  Lehendakaritza, elevado a la categoría de héroe gracias a la ineptitud de la derecha española. Seguid así.

No hay comentarios:

Publicar un comentario