viernes, 12 de agosto de 2011

ZES Fábregas


Lo peor del eterno culebrón del fichaje de Cesc Fábregas por parte del Barça ha sido tener que escuchar durante todo el verano la pronunciación de su nombre en algunos medios nacionales. En la Eurocopa todos los periodistas españoles aprendieron a pronunciar el nombre del jugador alemán Schweinsteiger (léase “esvenstaiguer”), pero muchos siguen siendo incapaces de decir “sesc” y prefieren utilizar el más castizo “zes”, cual onomatopeya de cómic. Presuponiendo que no tienen ningún problema cerebral crónico -quizá sea esto mucho suponer- que les impida emitir el grupo fonético /se/ puesto que lo utilizan en otras muchas palabras, todo indica que el error es completamente voluntario. Al igual que el que dice “Madriz” quiere dejar claro que es de la capital y no de provincias, o el que dice “asín” está recalcando su lado macarra -y paleto-, el que dice ZES quiere subrayar que es Español, con mayúscula. Y que ZES, también lo es. Y “José Luis” Carod Rovira más todavía, aunque le pese.
Efectivamente a veces se dice más con lo que no se dice. O en este caso con lo que se dice mal.

2 comentarios:

  1. jur jur jur, gran verdaz!

    PD: Arregla esta mierda.

    Fdo:
    Ruso.

    ResponderEliminar